Sep
03
Por qué quiero que me llamen “latinx”


Me paran en la calle y me preguntan: “¿Qué sos?” “¿What are you?” Soy latinex. ¿Cómo? ¿Qué? El término “latinex” abarca la identidad
de género, sea una mujer, sea un hombre, sea una persona transgénero o una
persona no binario. Yo empecé a usar esa palabra para poder identificarme
yo misma. !Hola! Soy Ismael, tengo 23 años, vivo en la ciudad de
Los Angeles y soy latinex. Mi nombre es Charlie Ruiz Vazquez,
tengo 23 años, nací en Los Angeles y crecí parte en México y yo soy latinex. Soy Ser Anzoátegui, soy de Los Angeles y soy latinex. Al usar “latínex” estamos haciendo que las mujeres y los hombres
tengan el mismo nivel y no sean diferentes ni más uno ni más otro. En nuestra comunidad latina o latinex tenemos muchas palabras que son en el
masculino y cuando nos referimos a un grupo de personas que son hombres y
mujeres siempre estamos reconociendo a los hombres y
nunca a las mujeres. Creo que es importante aceptar este cambio más que
todo para respetar, ¿verdad?, que nos cuesta a nosotros cambiar la
manera en qué decimos una palabra para que otra gente se sienta incluida, para
que otra gente se sienta respetada. La gente se pone bien: “¿Cómo?” “¿Qué?” “Qué querés que diga?” “Pero ¿cómo?” Recién estabas hablando de paz
mundial. Es ni una palabra entera, es un solamente un, es una letra. Hay personas
que están en contra de la palabra “latinex” porque manipula el español, pero
históricamente siempre hemos tenido lenguajes que manipulan el español:
“pachuco”, el español tex-mex, el español chicano y la palabra latínex es una
forma de evolución en nuestro lenguaje porque el lenguaje siempre va
evolucionando. Quien se identifica como latinex, quien no, a quién le decimos: tú eres latinex, tú no. Lo que me di cuenta es de que es basado persona a
persona Tengo una compañera que se identifica como una mujer transgénero y
ella me enseñó que el binario funcionaba para ella, ¿verdad?, ella dijo ‘yo luché
mucho para ser reconocida como una mujer, soy yo soy latina’. Es como abrir la mente
y cuando abrí la mente el corazón los ojos también ven más y ahí cuando uno
acepta puede ver los otros, los otros colores porque no
solamente blanco y negro. Yo decidí contarle a mis padres que me
identificaba como una persona gay en el año 201, tenía 16 años y fue difícil. Mi padre era un predicador y mi madre también pasaba mucho tiempo en la
iglesia y en ese tiempo era muy religioso y también. So, yo tampoco no
quería defraudar a un dios en el que yo creía. Malo como es a veces cuando me
paran en la calle y me preguntan: “¿Qué sos?” “¿What are you?” Quieren saber exactamente
qué tengo entre las piernas, quieren saber cosas físicas que nunca le va a
preguntar a una persona que está cruzando la calle. Yo no me siento completamente
aceptada ni en la comunidad donde yo vivo ni en la comunidad LGBTQ,
porque género todavía eso es una conversación que apenas va empezando y
más en la comunidad latinex. Fue un proceso muy largo, pero agradezco mucho
la vida que mis padres pues sobre todo me aman, ¿verdad?, y es algo que han
aceptado cambiar y está en eso verdad se cambió lenguaje. Cuando primero traía a
mi pareja ellos decían: “Oh, tu amigo”, ¿verdad?, y fue un
proceso de decirles: “No, no es mi amigo, es mi novio”. Pero la resistencia está en
este tipo de cosas y es por eso que miro que el lenguaje sí refleja mucho
nuestros valores. Hoy en día en Hollywood hay más
inclusividad, yo soy como las sino segunda, tercer actor que es no binario en
televisión, entonces es algo, ese tiempo es ahora. Es importante poder no nomás
hablar sobre estos términos pero hablar un poco más sobre la identidad y qué
significa eso para nuestra gente.