Sep
11
¿Por qué hay calma en el ojo de los huracanes? | BBC Mundo


El ojo del huracán como fenómeno es asombroso.
Justo en el centro de la peor tormenta imaginable… hay calma.
Si estás en esta zona, verás que generalmente los vientos y las lluvias se detienen y hasta
se despeja el cielo. Pero aunque parezca que lo peor ha pasado,
el huracán volverá a la carga. Es algo fascinante como fenómeno natural
y también como metáfora. No lo digo yo, lo dice Hollywood. ¿Pero por qué ocurre? ¿Cómo puede ser que dentro de una tormenta mortífera apenas
haya viento? Todo empieza con la formación de los huracanes.
Estos nacen a partir de tormentas que se potencian al pasar por aguas calientes, como las subtropicales.
El aire caliente y húmedo de estas aguas sube y al enfriarse forma nubes de humedad.
Debajo, el aire de alrededor toma el lugar del aire caliente que subió y genera viento.
Este aire nuevo también se calienta y también sube, generando más viento.
¿Ya ves por dónde voy? La tormenta se retroalimenta. La baja presión del aire hace que se succione
cada vez más aire caliente, que a su vez aumenta la velocidad del viento y hace crecer
la tormenta cada vez más y más. Cuando los vientos superan los 119 km por
hora… ya tenemos un huracán. Pero nos quedan dos preguntas por resolver.
Por qué gira un huracán y por qué en el ojo no hay viento.
¿Has oído alguna vez eso de que el agua del inodoro gira en una dirección distinta
según si estás en el hemisferio norte o sur? Bueno, pues no es así.
Pero la rotación de los huracanes tiene algo que ver con eso.
Si te interesa mucho lo del agua del inodoro quédate al final del video y te lo explico. El culpable de que los huracanes giren como
lo hacen es el efecto Coriolis. Puesto sencillo, este efecto se produce por la rotación de
la tierra, que se mueve de oeste a este. La tierra se mueve más rápido en el ecuador
que en los polos, por lo que el viento tiende a curvarse. Eso hace que las supertormentas
giren al contrario de las agujas del reloj en el hemisferio norte, y en el sentido de
las agujas del reloj en el hemisferio sur. ¿Y qué pasa con el centro, con el ojo del
huracán? Hay varias teorías sobre cómo se forman,
pero lo que se sabe es que el aire del centro de la tormenta empieza a moverse aún más
rápido que el resto y genera lo que llamamos la pared del ojo.
Los ojos de los huracanes suelen tener entre unos 20 y 60 unos km de diámetro y son zonas
con una presión atmosférica muy baja. Los fuertes vientos de la tormenta nunca llegan
al centro, en parte por el efecto Coriolis del que hablábamos antes, que desvía el
viento. Pero también entran en juego fuerzas como
la centrífuga. Es algo parecido a lo que ocurre cuando la lavadora se pone a girar
muy rápido, a centrifugar. El centro queda despejado.
Además, los distintos flujos de aire hacen que muchas veces ni siquiera haya nubes en
el ojo. Entonces, si hay poco viento y ni siquiera
hay nubes… ¿es seguro salir afuera estando en el ojo de un huracán?
La respuesta es no. Vas a estar bien mientras estés en el ojo, pero corres un riesgo altísimo
de que el huracán te agarre desprevenido. Recuerda que los vientos más violentos están
las paredes del ojo. Además, los vientos de los huracanes son más fuertes en la mitad
derecha. O sea que la tormenta será mucho más violenta justo después de que pase el
ojo, por lo que no puedes arriesgarte a quedarte al descubierto.
Sobre lo que decíamos antes del agua del inodoro: la Tierra se mueve y el efecto Coriolis
existe. Lo que ocurre es que es imposible que seas capaz de observarlo en tu casa con
un fregadero o con un inodoro. ¿Por qué? Porque cada fregadero tiene una forma distinta,
el agujero por el que se va el agua está colocado en un sitio, en otro; la forma con
la que cae el agua también es distinta y además necesitamos unas masas de agua grandes.
De hecho, si lo pruebas en casa con el tuyo varias veces o con otros verás que unas veces
te gira hacia un lado y otras veces el agua gira hacia el otro. Pero hay gente que sí
que lo ha probado eliminando todas esas variables, haciéndolo con piscinas, con masas de agua
grandes y comprueban que el experimento funciona. De hecho han hecho un video en inglés que
puedes verlo aquí si quieres. Si te ha gustado este video dale a “like” y dinos en los comentarios,
sobre todo, de qué quieres que hagamos los siguientes videos, si te ha parecido interesante
este… Si no quieres perderte ninguno de nuestros videos suscríbete, dale a la campanita
para activar notificaciones y nos vemos pronto.